1 Dic

¡Ey Martita!

          Estrenamos el mes de las “cuentas atrás”… Que si se acaba el año, que si vuelves a España, que si empezamos los exámenes… Pues sí, chica, empezamos los exámenes. Toda mi vida universitaria quejándome de los exámenes de febrero, que tenías que empezar a prepararlos en Navidades, que tampoco podías desfasar en exceso… Y llega Bolonia el año pasado y nos roba la Navidad. Literalmente, Marta. Que nos pusieron los exámenes dos días después de Reyes. Que, sí, que ya tenía 24 años y ya era mayorcita, pero también tenía derecho a jugar con los regalos de sus Majestades de Oriente…

¿Nunca has oído eso de “cuidado con lo que deseas, porque podría cumplirse?” Pues deseé, se cumplió y ahora estoy casi más desconcertada que el año pasado. Porque Bolonia ya no nos roba la Navidad, no. ¡Nos pone los exámenes antes! Y nos roba el Puente de Diciembre (que era un puntazo), nos robará la Semana Santa y, vaya, yo ya no estoy para estos trotes… Que ya me ha costado hacerme a la idea de un verano sin estudiar (no por aprobar todo, si no por la forma en que “se quitaron septiembre de en medio”…). Y ahora, ¿qué? ¿Unas Navidades “sin obligaciones”? ¡¿Y qué hago?! ¿Qué hago con tanto tiempo libre? ¿Me voy a patinar sobre hielo? ¿Al centro, a ver las luces (confirmado, ya las han puesto: luces LED, un ahorro del 33% respecto al año pasado, diseñadores como Juanjo Oliva o Purificación García han puesto su granito de arena, etc.)? ¿Me voy a ver belenes, cabalgatas, Cortylandia…? ¿Me tomo las pre-uvas en la Puerta del Sol? ¿Me compro pelucas afro y artículos de broma en la Plaza Mayor? ¿Me pipo a bocatas de calamares? ¿¿¿Me voy a pedir el aguinaldo???

Un momento… Estaba quejándome de Bolonia, ¡y acaba de quitarme 10 años de encima! (o 20, ja, ja). Maaaartaaaaa, ¡que llega la Navidad y vamos a estar libres para disfrutarla como enanasss!

Oye (por ir terminando), ha sido un placer tomar parte en este proyecto. Por mi parte, estará abandonado una temporadita, pero sería genial que en enero lo retomásemos. ¿Te unes a Martario’s Blog? ¿A quién le contaremos las cosas? ¡Eh!, ¡a quien haga falta! Que para algo estudiamos Periodismo, ñññ…

Un besito, my love, SEGUIREMOS INFORMANDO…

[Beatriz Rodríguez]

Anuncios

“En una décima de segundo”

24 Nov

          Seguro que a ti no tendría que decirte que no dejes de hablar, querida Marta, porque otra cosa no, pero hablar nos encanta, hay que reconocerlo.

Aquí estoy una semana más para contarte los pormenores de mi surrealista vida, aunque estos días no han tenido acontecimientos turbadores a los que estoy acostumbrada. He descubierto, mejor dicho, alguien me ha descubierto, que la vida son pequeños placeres cotidianos. Parece una tontería, pero si uno intenta ser feliz poniéndose metas del todo inalcanzables sólo consigue hundirse en una espiral de negatividad nada recomendable. Sin embargo, descubrir la felicidad en las pequeñas cosas aporta luz, armonía y un toque de genialidad a la vida. Pero, claro, para ello hay que ser alguien especial o tener a alguien especial a tu lado, que, como bien sabes, es mi caso.

Puede que esta entrada te parezca algo melosa o ñoña, conociéndote como te conozco, y créeme, a mí hace algún tiempo me hubiera parecido lo mismo, y habría dicho alguna de las burradas que me caracterizan, pero poner un Frapu en tu vida te cambia taaanto, que los cimientos de lo que creías se tambalean a cada paso que das, para mostrarte que hay caminos alternativos aún por explorar y disfrutar (si sabes con quién, claro).

Volviendo al mundanal ruido, estoy planeando lo que queda de semana, con una exposición de Vanity Fair y sus cien añitos, y unos monólogos de los chanantes este viernes. Si se te ocurre algo, plan, comentario, sugerencia, etc., aquí me hallo, a tu total y entera disposición.

Empiezo a estar impaciente por tu vuelta.

P.D.: Prometo que no he utilizado ningún tipo de sustancia psicotrópica para la redacción de esta entrada.

¡Besos!

Almudena P.

La Navidad nos pisa los talones…

24 Nov

¡Ey Martita!

          Esta semana vuelvo a tocarte la fibra… El viernes, París se adelantó al resto de ciudades europeas y encendió el alumbrado navideño. Aunque falta más de un mes para la Navidad, la Ciudad de las Luces ha sido la primera en iluminar sus calles. La encargada de “darle al botón” fue la actriz francesa Melanie Laurent, a quien hemos podido ver recientemente en Malditos bastardos.

Y, oye, ya que en Madrid aún nos toca esperar una semana y que tú hace dos años paseabas por los Campos Elíseos como una francesita más, pues te dejo un vídeo para que veas cómo sigue tu París querido y lo mono que lo han puesto… Eh, bonito, pero con cabeza, que han puesto luces LED, por eso de ahorrar energía. Que una cosa es que sea Navidad y otra que porque sea Navidad haya que volverse loco y pensar sólo en gastar, que a más de uno se le olvida (te lo dice una que estuvo las Navidades pasadas envolviendo regalos en una gran cadena de centros comerciales del país…). Y que hay muchas formas de celebrar la Navidad, hombre…

Lo dicho, disfruta del vídeo (en los Madriles las encendemos este viernes, 26, uy, qué nervios, ja, ja):

A mí, personalmente, me encanta la idea de que las luces imiten nieve, aunque no sé yo cómo quedaría eso en Argentina, con veintipico grados de media (sí, me he informado al respecto…).

Un besito, my love, seguiremos informando…

[Beatriz Rodríguez]

¡Para comerte mejor!

20 Nov

¡¡¡Buenas Martita!!!

          ¿Cómo va todo por allí? Por aquí, como ha dicho Almu, poca cosa más que un frío que pela. Esta semana he visto un artículo que me ha sorpendido tanto que ha echado por tierra todas mis fantasías de la infancia. Caperucita, Martita, ya no lleva sólo magdalenas a su abuelita; ahora puede dejarse llevar a un pajar por el “lobo” y vestir de cuero, porque los cuentos infantiles pasaron de moda.

La película se llama Red riding hood y se estrena en EE.UU en marzo de 2011. Por ahora no llega a España, aunque todo llega… Sí, la verdad es que la chica es muy mona y sí que parece una verdadera Caperucita de estos tiempos. 

Aunque normalmente estoy de acuerdo con que las cosas progresen y cambien y se adapten a todos los tiempos, lo que no puedo imaginarme es un niño soñando con esta Caperucita y no con los dibujos.

No puedo imaginar a esta dulce Caperucita diciéndole al Lobo Feroz, ¡qué boca tan grande tienes!… ¡¡Para comerte mejor!! La verdad es que, esta vez, el Lobo sí que se la come enterita.

Bueno, ya sabes, a cualquiera dejan ser Caperucita (ja, ja).

Por lo demás, todo sigue igual por aquí: frío, exámenes y poco más. Echándote de menos y esperando a que vengas, aunque sé que tus ganas no son las mismas.

Un besazo enorme

CRIS

El alpinista de los sueños…

19 Nov

“Cómo hablar…”

          Añorada Marta, esta entrada debería haberla escrito el 10 de noviembre, ya que éste fue el regalo que recibí de parte de alguien llamado Frapu (que además de regalos, le da sentido a mi existencia) por mi madrileña santa: se trata ni más ni menos que de un recopilatorio-homenaje al gran Antonio Vega. Yo con estas cositas me enternezco, y bien sabes que escuchando A. V. ha salido mi lado más humano (y  menos rudo), aunque me cueste reconocerlo.

Imagen de la obra. Fuente Google.

Aparecen, entre otros Lori Meyers, Sidonie, Los Planetas, y un largo etcétera. A mí, y nunca pensé que diría esto, la versión que más me ha conquistado es la de Una décina de segundo de E. Bunbury. El tipo se pasa la vida mordiéndose los mofletes, pero cuando se pone a versionar lo clava… Aún me acuerdo de la versión de Annabel Lee de Radio Futura, que Bunbury retorció como nadie, recordándonos el poema de Edgar Allan Poe del que nace esta canción. De hecho, Vodafone (a.k.a. Garrafón), con el dinero que nos saca, ha organizado un Secret Show dedicado al Tributo a A. Vega, acontecimiento en el que intentaré ser tus ojos para que no pierdas detalle (aunque no prometo fotos).

Por lo demás, aquí empieza a hacer un frío del carajo, pero hay cosas que siempre te hacen entrar en calor, como leer las entradas y videoentradas de nuestros amigos del blog Dimequenoesverdad que apuntan maneras para arrebatar público al mismísimo humor chanante, no les quites ojo.

Sin más, te mando besos, y prometo portarme mal, ¡que bien es muuuuuuuuuy aburrido!

Baci,

Almudena P.

Avenue Q

18 Nov

Querida Martita,

¿Quién me iba  a decir a mí que sería parte del público de un musical? Insólito, ¿verdad? Pues lo que me ha hecho mover las piernecitas hasta el Teatro Nuevo Apolo es una muy buena razón: Avenue Q. Cómo ya sabrás, es una Cartel del musical "Avenue Q". Fuente Google.especie de sátira de lo que acontece en nuestros días a personas como nosotras, dándole un toque de perversión a muñecos adorables conocidos por todos, pero, maldita sea, estoy segura de que alguna de las cosas que se reflejan en el musical también las habías pensado tú! Lo dicho, no te lo pierdas.

Volviendo al mundanal ruido, por aquí va todo como siempre, aunque desde que no estás el Real Madrid ha perdido la cabeza; tendrás que venir y hablar con Mou, que no deja de cagarla… Bueno, por no hablar del lamentable espectáculo que dio ayer la selección contra Portugal, menos mal que era un amistoso, porque más bien parecía otra cosita bien diferente.

Bueno amore, estoy contando los días para tu vuelta, aunque ya sé que ahora estarás apurando cada segundo al otro lado del charco. Aquí te esperamos, con tu café especial de Navidad en Starbucks; no tardes.

¡Besitos!

Almudena P.

Pensar y actuar globalmente…

17 Nov

¡Ey Martita!

          ¿Recuerdas que “(ni) corta (ni) perezosa” dijo una vez algo así como…
»”¡Que paren el mundo, que me quiero bajar!”
Y yo me bajo contigo, Mafalda.
Que a mí me va muy bien, oye… Pero soy una tía con suerte entre millones de personas sin suerte… Y vale que yo no puedo llegar y montar un mundo nuevo… Pero, si lo que somos hoy es resultado de muchos cambios… Y detrás de esos cambios ha habido personas… Y nosotros somos personas… Algo podremos hacer, ¿no?»?

Pues el otro día me encontré una noticia que, no sé por qué, me hizo recordar esas líneas… Chris Hughes, cofundador de Facebook, lanzará a finales de noviembre una red social pensada para convertirse en una plataforma filantrópica. Jumo, que significa “juntos en concierto” en yoruba, una lengua de África Occidental, empezará a funcionar como red social el 30 de noviembre y ya se han registrado 66.000 usuarios. 

Hughes la define como una herramienta para “cambiar el mundo”, que utilizará el potencial de Internet para que la gente encuentre, siga y apoye a aquellos que buscan soluciones tanto para sus vecindarios como para el planeta. Con esta herramienta, puede que las causas sociales tengan un futuro a través de Internet. 

Hughes, de 26 años, considera que da igual que se trate de educación, seguro médico o finanzas, “el problema básico (de esas causas) es que hay millones de grupos trabajando en esos asuntos, pero no hay ningún sistema que los conecte”. 

La idea en sí me parece una pasada. Y espero que la gente lo respalde. Ya nos ha quedado claro que somos los motores del cambio, ¿no? Pues vamos a ello…

Un besito, my love, seguiremos informando…

[Beatriz Rodríguez]

“Serieadictas”

16 Nov

¡¡¡Buenas Martita!!!

          ¿Cómo va todo? Por aquí, ya sabes, con un poquito de frío y demás cosillas… Con tanta universidad, ya sabes que hay poco tiempo para dedicarte a ver series, y es por ello que tengo un poco olvidado GG, desde que empezó la cuarta temporada, aunque, eso sí, HYMYM no, que cada día me gusta más.

Por cierto, ya sabes que esto de las series es lo mío y la última que he visto entera fue Prison Break, que, la verdad, es una de las mejores que he visto; no falta de nada: amor, intriga, ingenio, acción… Es muy buena, la verdad; te la recomiendo, aunque creo que tú ya la has visto, que eres otra “serieadicta”, como yo, y aquí sí que se puede decir que no es cómo empieza sino cómo acaba.

Bueno, de todas formas, si no la has visto, ahí te dejo un resumen para que veas lo que te pierdes;  y, si la has visto, para que hagas memoria. Y también para que te alegres la vista, que algunos están muy buenos, la verdad.

Un besazo, mi niña

CRIS

Vamos a la playa, ¡oh oh ooooh!

15 Nov

          Esta vez no puedo escribirte nada de Madrid, porque este fin de semana he decidido evadirme un poquito e irme a mi casa a la playita. Sí, como lo lees, porque no vas a ser tú la única que disfrute del sol en pleno noviembre.

Aunque en Madrid hace frío, hoy hace solecito, pero, sí, hace mucho frío. Por eso mismo, decidí que me iba a ver cómo crece mi pequeña sobrinilla en la barriguilla, porque, aunque no te lo había dicho, recuerdas que te dije que iba a ser tía ¿no? ¡Pues es una niña! ¡¡¡¡¡VA A SER MONÍSIMA!!!!! Sí, lo sé, se me cae la baba muchísimo.

Pues lo dicho, un pequeño retiro espiritual antes de hacer el encierro habitual antes de los exámenes, que, aunque algunas disfruten de un solecito y unos meses de viajecitos y de “vacaciones”, otras tenemos que disfrutar de unas maravillosas vacaciones estudiando muchísimo. Pero bueno, como diría alguna francesa retorcida, “c’est la vie”.

Bueno, Martita, que espero que lo estés disfrutando, que creo que sí (y mucho), y que vuelvas prontito, que te echamos de menos.

Besitos

CRIS

En picado

10 Nov

¡Ey Martita!

          No te alarmes, que yo estoy estupenda. En picado, de Nick Hornby (autor también de uno de mis libros preferidos, Alta fidelidad, protagonizado por John Cusack en la adaptación cinematográfica) es el título del libro que tengo ahora entre manos. Y, ya que nos gusta trapichear libros y éste en concreto me está gustando, pues te lo vendo un poco… Además, que la historia empieza el día de tu cumple; eso le da puntos, ¿no?

Con el libro en cuestión | Beatriz Rodríguez (autodisparador)

Empecemos por el principio (sí, es redundante y parece que empezar por el principio es algo obvio, pero, créeme, se solucionarían muchos problemas si siguiéramos el orden natural de las cosas; pero, bueno, esa es otra historia y debe ser contada en otro momento…) y, para eso, me voy a la cubierta trasera del libro (parece que no era tan obvio lo de que hay que empezar por el principio…): “Como sabemos, la Nochevieja tiene dos variantes: alegría dionisíaca ante un nuevo comienzo o caída en picado en el negro inventario de los proyectos abandonados, de lo que ya nunca llegaremos a ser, ni a hacer. ¿Que la Nochevieja y la vida merecen ser pensadas con mayor sutileza y menor maniqueísmo? Cierto, pero eso es algo que las cuatro personas que coinciden en la terraza del altísimo edificio del norte de Londres, conocido como ‘la torre de los suicidas’, deberán aprender por sí mismos. Siempre y cuando resistan el impulso de lanzarse al vacío (…). Pero como suicidarse es un acto íntimo, y cuatro son multitud, se lo piensan mejor (…) y postergan matarse hasta el día de San Valentín. Y para matar el tiempo -o tal vez aprender a vivir-, crean un peculiar, imprevisible y altamente inflamable grupo de ayuda mutua”.

Gail Caldwell, en The Boston Globe, dice: “La premisa de En picado -una novela brillante, incisiva, sobre cuatro posibles suicidas- puede sorprender a algunos y ofender a otros, a aquellos que no han descubierto la risa como instrumento para combatir a la bestia negra de la desesperación. Hornby ya nos ha probado su talento para la comicidad, y aquí confirma también su profundidad, su mano maestra para lo trágico”.



Te soy sincera: voy por la mitad, pero, en serio, a veces la gente se me queda mirando en el metro porque empiezo a reírme mientras lo leo. Sé que el tema pinta delicado, pero el astuto de Hornby lo aborda de una manera muy interesante. El lector avanza en la historia a través del relato de los propios personajes (Martin, Maureen, Jess y JJ, cuatro tipos que no tienen nada que ver el uno con el otro) y, a partir de lo que cuenta cada uno, se va construyendo una línea argumental fluida.

¿Qué valoración haré cuando lo haya terminado? Ni idea… Pero, en todo caso, eso te lo contaré detrás de un buen café…

Un besito, my love, seguiremos informando…

[Beatriz Rodríguez]